Anuncios

PRO DEFUNCTIS

CEMENTERIO photo

Un frío cristalino sobrecoge a las almas
aletargadas en un sueño triste.
Las campanadas de un viejo reloj
disparan balas de tiempo a los cipreses grises.

Errantes espectros nocturnos
que duermen un mundo
sin nombre y sin miedo,
sin causa ni efecto,
sin ritmo ni prisa,
sin llanto ni aliento.

Las ánimas se rebelan ansiosas
ante la evanescente estela lechosa
que deja la vida al irse y marchar.

Los muertos no buscan la fama
ni amores ni aplausos
ni egos hinchados ni ruido.
Sólo escuchan la alondra que canta
desde algún sitio oscuro
en que oculta su nido.
Sólo anhelan la calma del niño
que duerme y que sueña
en el pecho tranquilo
y sólo un solo sepulcro
un sepulcro vacío en el que poder habitar.

Se aparece la Parca vestida de negro
que siempre se acerca y se quita el sombrero.
Saluda a los nuevos que llegan
y les tiende su mano de tendones y hielo.

Unas veces indica el sendero
del túnel que lleva al mismísimo cielo
Otras avisa al demonio que espera dispuesto
a llevarse su presa a su hediondo agujero.

Lejos se escuchan los coros de voces rezar
La misa del muerto a la izquierda
y a la derecha solemne, un funeral.
Bajo la lluvia, unos lloran y otros gimen
pero a lo lejos ya comienza a despuntar
para los vivos, un nuevo día
para los muertos, la eternidad.

CEMENTERIO photo

 

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: